¿Tú tienes fósforos? o: Por qué la chispa caribeña nos favorece a los noruegos


dsc00828Para que los noruegos hablemos bien el castellano, hay innumerables retos lingüisticos, fonéticos, gramaticales y semánticos que nos complican la vida y que hay que superar. Y entre los “noruegismos” más típicos se encuentra nuestro gran amor por el uso excesivo de los pronombres personales sujetos. Como tenemos un sistema verbal sumamente fácil, en realidad los verbos apenas se conjugan, se necesita generalmente a los pronombres personales sujetos para que haya una concordancia sujeto-verbal palpable para el oyente/lector. Cuando en español basta constatar que “eres un burro”, en noruego habría que incluir el pronombre personal sujeto “tú” para que el insulto tuviera el efecto insultante deseado.

Así que, como buen profesor, trato siempre de enseñarles a mis estudiantes que, como regla general, no utilicen mucho los pronombres personales cuando hablan en castellano. Y esto, generalmente, después de haber leído unos cuantos cuentos, artículos, después de haber conversado lo suficente, se automatiza en el habla del estudiante y deja de ser un problema, ¿verdad?

Ojalá fuera así de fácil, pero no.

¿Cuál es el problema?

¿Y tú me lo preguntas?

Para parafrasear a Graciela Reyes, parafraseando a Gustavo Adolfo Bécquer: el problema eres “tú” – es decir, el pronombre personal sujeto, en este caso “tú”¿Cuándo usarlo y cuándo no?

En la imagen colocada arriba aparece la frase ¿Tú tienes fósforos, Viejo?, sacado de Pasado perfecto, una novela del escritor cubano Leonardo Padura, y es una frase que inmediatamente choca contra las reglas que estamos enseñando. O si no te gustan las novelas policíacas, puedes dirigir la atención hacia las letras del regguetón, por ejemplo las del puertoriqueño Tego Calderón, cuando canta ¿en mi lugar qué tú harías? (Lleva y trae, del album El Aballarde, 2003).

En la calle, lo mismo. Más de una vez he escuchado a un dominicano preguntando: ah – ¿pero tú eres loco?, o cuando se saluda informalmente en el mismo país: ¿Cómo tú ´tá? (= Cómo tú estás).

Algo que tienen en común estos ejemplos es que el pronombre personal sujeto no parece cumplir realmente ninguna función obvia en la comunicación entre los hablantes. Omitiendo el pronombre personal, se entendería perfectamente quién es el sujeto de los enunciados. Otra cosa es que no se invierte el pronomre en las preguntas, como sería la norma en el ejemplo del regguetón (sería más común decir ¿Qué harías tú?).  También tienen en común el hecho de que para un noruego se le facilitaría la traducción a su lengua nativa, como estamos acostumbrados a incluir siempre los pronombres personales sujetos. Pero hay otro elemento importante que debe considerarse – la ubicación geográfica: Todos los ejemplos son oriundos del Caribe. Bajo la influencia del taino/arawak, lenguas africanas, el canario y el andaluz, el español de esta zona se ha desarrollado hasta tener sus propias características. Entre ellas hallamos este uso excesivo (¿?) de los pronombres personales sujetos. Se nota en la literatura, en el habla coloquial y en la música. Via la nostalgia de los exiliados se canta también en Miami y en Nueva York, como si estuvieramos en el Caribe:

La tierra te duele,

la tierra te da

en medio del alma,

cuando tú no estás
(Gloria Estefan, Mi tierra, del disco Mi tierra de 1993)

El Caribe para los noruegos suele considerarse algo muy exótico, lejano y paradisíaco: Palmeras, romo y playas infinitas. Salsa, luna llena y chispas de una fogata de pasión, chinola y azúcar. Pero para el estudiante de español noruego, no debe olvidarse este hallazgo importantísimo lingüistico que es la semejanza entre el noruego y el español caribeño en cuanto al uso de los pronombres personales sujetos.

Somos hermanos, aislados por el Atlántico, pero unidos en el afán imparable de incluir el yo, el y el nosotros. Por eso, con este frío de enero nórdico que se nos ha impuesto este año, veo oportuno concluir que nos queda poco remedio salvo el de coger lo más pronto posible para el Caribe. No porque nos hagan falta la arena blanca, el merengue o el agua tibia de una noche desierta en un rincón de una playa inolvidable, sino desde una perspectiva estrictamente profesional y pragmática: vamos allá porque nos conviene y porque en ningún sitio se nos hace más fácil aprender el eppanyol.

Si te interesan los usos de los pronombres, ¿tal vez también te interesarían los significados del uso de los pronombres?

, , , , , ,

  1. No comments yet.
(will not be published)